Tarot Gonzalo Abad

806 511 386

806- Precio max.minuto 1,21r.f. y 1,57r.m impuestos incluidos

VISA 914 892 736

VPVP Normal de llamada a fijo Nacional 15min/17€ 25min + 5min GRATIS /28€

Soy Gonzalo, mi trabajo es ayudar a través de la Videncia, del Tarot y la Baraja Española. Soy vidente natural y trabajo desde casa hace más de 10 años.

Experto en dar fechas y detalles exactos de tu situación actual.

Mi camino

Como ya podréis imaginar si os habéis parado a leer mi dominio, puedo decir que éste hace honor a mi tradición familiar.

Nací en una familia que afortunadamente parece tener ciertas dotes que se transfieren de padres a hijos. A través de lo que mi madre recuerda, he logrado saber que mi bisabuelo y mi tatarabuelo ya tenían ciertas gracias que utilizaban para sanar o aliviar dolores, etc. También, por lo que me explica, parece ser que hacían ciertos tipos de limpiezas energéticas cuando trataban de ayudar a mejorar la salud de alguien. Es muy curioso porque cosas que en ocasiones mi madre me describe, sobre todo de mi abuelo que es a quien lógicamente más conoció, parece que a veces mi abuelo era como que percibía energía y trabajaba con ella para mejorar el bienestar de otras personas que le pedían ayuda. En cambio, otras cosas que me dice a mí personalmente me resultan muy familiares ya que en ocasiones los buenos masajistas a los que he acudido, quiroprácticos y demás, a menudo me han hecho manipulaciones parecidas a las que mi madre cuenta que mi abuelo hacía y que algunas de ellas se las enseñó su bisabuelo. La cuestión es que no sé cómo consiguieron estos conocimientos, pero al parecer son intuitivamente hereditarios ya que ninguno de ellos jamás estudió nada relacionado con el cuerpo humano, con medicina, ni con nada que se le acerque.

En cuanto a sus predicciones, ellos no leían las cartas ni nada, sencillamente tenían visiones de vez en cuando. En algunos momentos las podían provocar, en otros momentos no y en otros momentos acudían visiones solas, quisieran o no quisieran verlas en ese momento.

Mi querida abuela Leonila tuvo la suerte de tropezarse en su vida siendo jovencita con una señora gallega que fue muy amiga tanto de ella como de mi bisabuela. Esta mujer, al ver la gracia que tenía mi abuela de visualizar y al mostrar cierto interés desde niña, le enseñó a interpretar las cartas de la baraja española, cosa que mi bisabuelo nunca mostró interés por aprender. En cambio su hija tuvo la suerte de conocer a una persona gallega que descubrió sus dotes como vidente, le enseñó a manejar la baraja española y a adivinar a través de la lectura de las cartas desde muy jovencita.

La lástima fue que al casarse quedó muy limitada en este aspecto, ya que su marido no le hacía gracia que mirará cosas del futuro. Claro que ella nunca renunció y siempre advirtió a través de sus vivencias y de sus cartas a sus amistades más íntimas y a sus allegados, evidentemente a espaldas de su marido. Al igual que su padre, ellos también tuvieron hijos, y entre esos hijos estaba mi madre, que también sacó dones de videncia y de sanación, aunque esta parte la desarrollo menos.

No fue la única que nació vidente o que desarrolló la videncia en sus primeros años de vida. Otros tíos míos al igual que en otras generaciones también han tenido sus videncias y gracias de sanación, lo que ocurre es que no han mostrado más interés por desarrollarla, menos evidentemente mi madre y mi abuela, que fueron de las que más empeño le pusieron. Tanto fue así que mi madre la primera condición que puso a mi padre antes de casarse fue que para casarse con ella tenía que permitirle hacer lo que quisiera con las gracias qué la vida le había dado. Evidentemente se refería a su videncia y a sus gracias de sanación y también a la gracia que le concediera vida al mostrarle la baraja del Tarot y darle la oportunidad de conocerla a fondo.

Mi madre fue la gran innovadora que introdujo la baraja del Tarot a mi familia. Nunca dejó muy claro cómo se relacionó con ella, simplemente dijo que una persona le habló de ella, que se la enseñó, que le fascinó, que fue a una tienda y compró la única baraja que encontró y que además le gustó. También sabemos que había un grupo de personas que se reunían porque les gustaban todos estos temas un poco esotéricos y con los que mi madre podía hablar y aprender, pero ella siempre dijo que la baraja del Tarot le encantaba porque a través de sus colores y del brillo que desprendía las cartas podía abrir su videncia en el 90 por ciento de las veces sin hacer apenas esfuerzo y que a través de las cartas tenía visiones que le explicaban todo lo que iba a ocurrir a la persona que se las echaba. Por eso tanto mis hermanos como yo misma conocemos el Tarot y aunque todos no son vidente han aprendido lo que estas láminas tan poderosas simbolizan.

En cambio, mi hermana y yo que hemos nacido con la propiedad de ser videntes las utilizamos para poder acceder a esos planos más sutiles de videncia y poder aconsejar a todas las personas que lo necesiten cómo poder lograr sus ambiciones de futuro y cómo salir de los problemas, de los atolladeros con los que se encuentran de la mejor forma posible, pues en mi familia siempre se ha entendido que la videncia es una gracia que se te da para poder aceptar o evitar lo que en ocasiones sin darte cuenta estás labrando erróneamente para tu futuro.

En la mayoría de ocasiones el futuro no se nos impone sino que es un fruto de las decisiones buenas o malas que tomamos en nuestra vida y para nuestra vida, de ahí que tanto el Tarot como la videncia tengan el poder de avisarnos de los errores que vamos a cometer. De alguna manera esto significa que el tarot y la videncia tienen el poder de indicarnos el camino adecuado para lograr lo que realmente queremos y necesitamos en la vida para ser felices.

Este capítulo se titula mi camino, y mi camino es vivir la vida en armonía y en paz con el prójimo, dando la mano y estrechando lazos para poder ayudar a quien más lo necesita. Creo que si algún ser superior o alguna energía suprema me ha dado el don de la videncia y han puesto en mi camino los arquetipos del tarot, además de que de una manera tan directa esa sabiduría del tarot y de la videncia han venido a través de los genes y de las enseñanzas de tu madre, es para poder compartirlo con los demás, poder ayudarles, poder sacarlos de dudas y enseñarles el camino.

Mi camino es vuestro camino, vuestra calma y vuestra felicidad; es La motivación que necesito cada día para seguir recorriendo mi camino, para seguir ayudando a más personas y seguir aclarando dudas haciendo que vean la verdad, pues sólo la verdad da la conciencia necesaria para tomar las determinaciones correctas y esto es lo que te lleva al logro que mejorará tu vida.

Por eso si tienes en algún momento dudas o problemas que resolver a los que no encuentras solución, sabes que estoy aquí para ayudarte y que estoy encantado de hacerlo. Puedes llamarme en cualquier momento y estaré ahí para ayudarte, para darte el mejor de mis consejos y para ayudarte a salir adelante aun cuando tú no veas salida posible, pues siempre hay una forma de solucionar tu problema, de salir adelante y de mejorar. Créeme, confía en mis cartas del Tarot, confía en mis videncias y confía en el camino que recorreremos juntos hasta que logres salir de la situación qué tanta angustia te está ocasionando. Ahora es el momento, llámame ahora y vamos a solucionar tu vida. Sólo tienes que llamar y encontrarás la salida qué esperas porque tú mereces ser feliz.